31 ago. 2013

La búsqueda de agua por intuición desafia a los escépticos

Autor: Jim Wilson   Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 52 - Enero 1999 - Número 1
"Usualmente, el límite entre ciencia y ciencia-ficción es tan claro  como las diferencias entre el noticiario y “Los Simpson”. Donde la línea no es tan precisa. se originan muchos debates. Uno  de los más duraderos tiene como tema principal la búsqueda  de agua por intuición. una supuesta intuición que permite que  la gente perciba la ubicación de agua subterránea al emplear  una rama con forma de horquilla. un péndulo o un par de  alambres plegados. No existe una razón científica que sustente el funcionamiento de esta técnica. pero trabaja lo bastante  bien como para mantener la práctica con vida.

Al igual que las abejas -que según algunos científicos no  deberían volar por su falta de aerodinámica- los buscadores de agua no permiten que los escépticos acaben con su  tradición. De hecho, sus filas están aumentando cada vez  más. Hace 40 años, 50 buscadores y curiosos efectuaron una  convención nacional que duró un día. Esa reunión llevaría a  la creación de la Sociedad Americana de Buscadores de agua (www.newhampshire.com/dowsers.org), que ahora cuenta con 4,200 miembros. A menos de que considere a la búsqueda de agua por intuición como otro tema medieval que se puso de moda, observe con atención el dibujo del siglo XVI que ilustra este artículo. Los hombres vestidos como mineros sujetan el mismo tipo de horquilla que los buscadores actuales continúan empleando.

La Revista de Exploración Científica, publicada por la Universidad de Stanford, acaba de presentar información que sugiere que los buscadores de agua podrían tener razón. El proyecto fue auspiciado con la esperanza de localizar abastecimientos  de agua potable en países del Tercer Mundo.

Los investigadores analizaron los éxitos y fracasos de los  buscadores al intentar localizar agua en más de 2,000 puntos de las áridas regiones de Sri Lanha, Zaire, Kenya. Namibia  y Yemen durante una década. Los investigadores reunieron expertos en geología con buscadores experimentados y evaluaron los resultados. No siempre hallaron agua, pero su índice de éxito fue sorprendente. En Sri Lanha, por ejemplo, taladraron 691 agujeros y encontraron líquido en el 96%.

“En cientos de casos, los buscadores lograron predecir la  profundidad de la fuente”, afirmó Hans-Dieter Betz. físico en  la Universidad de Munich que encabezó el grupo de investigación. “Las estadísticas superan por mucho a la buena suerte.” Aún más. casi todos los puntos en Sri Lanka se situaron  en regiones donde la posibilidad de encontrar agua era muy  pequeña. En respuesta a las críticas, Betz destaca que las fuentes subterráneas se encontraron a más de 10 metros de  profundidad y eran tan estrechas que. de haber taladrado a  un metro de distancia. hubieran hallado solamente tierra.

A pesar de los resultados, la opinión de los escépticos no  ha cambiado. Prefieren estudiar la búsqueda por intuición bajo condiciones más controladas. Anticipando las críticas, los investigadores alemanes cotejaron el trabajo de campo con experimentos en el laboratorio, en los cuales solicitaron a los buscadores detectar tuberías llenas de agua en el interior de  un edificio. Los resultados fueron decepcionantes, lo que permitió que los escépticos reafirmaran su postura. Betz. en cambio, considera la diferencia como un elemento importante.  Afirma que se presentan sutiles variaciones electromagnéticas  cuando las fisuras naturales y mantos acuíferos alteran las  propiedades eléctricas de las rocas y del suelo. Los buscadores, piensa, pueden percibir las variaciones e inconscientemente mueven sus horquillas. péndulos o alambres hacia ese punto.

Existe mucha evidencia que indica que los seres humanos  son capaces de detectar pequeñas cantidades de energía. Todas las criaturas que tengan ojos pueden percibir cantidades extremadamente pequeñas de energía electromagnética. Betz no ofrece teorías sobre cómo los buscadores adquieren tales habilidades y prefiere especular en base a la información con la que cuenta. “Después de una década de investigación estoy seguro de algo”, afirma. “Una combinación de buscadores de agua y técnicas modernas será más exitosa y menos costosa de lo que creemos.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario